¿Quieres motivar a tu cerebro? ¿Cuáles son los motivos de tus actos?
16309
post-template-default,single,single-post,postid-16309,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1200,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-13.5.1537788939,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
Motivar a tu cerebro

¿Cuáles son los motivos de tus actos?

¿Quieres motivar a tu cerebro?

11 sencillos pasos para motivar a tu cerebro.

¡Ocúpate de la higiene cerebral!

  1. Stop a la queja propia y ajena.
  2. Para la protesta propia y ajena.
  3. Prohibidas las relaciones desde la queja y la protesta.
  4. Limpia el espacio: armarios, casa, oficina, ordenador…
  5. Cuida lo que comes y lo que escuchas.
  6. Haz ejercicio. Duerme. Descansa. Respira conscientemente. Medita.
  7. Promete cuidarte, amarte, respetarte, hoy, mañana y pasado mañana, también.
  8. Practica el sentido del humor. ¡Mucho humor!
  9. Sé muy sincero contigo misma, contigo mismo y auténtico con los demás.
  10. Mantén relaciones constructivas donde crear y generar fortalezas en vez de destruir.
  11. Reconoce tus cualidades y valora los progresos en este entrenamiento.

Etimológicamente del latín “motivus” movimiento, motivo y el sufijo “-ción” acción, efecto, motivación es el motivo de una acción. El motor que nos permite actuar.

  • ¿Cuáles son tus motivos?
  • ¿La obligación, la inercia, el miedo, la duda?

O, por el contrario

  • ¿El compromiso, el propósito, la confianza y la libertad?

Cuanto más libres somos de miedo, culpa y demás enredos, más claridad tenemos para elegir el motivo que nos lleva a la acción.

  • ¿Con qué te sientes motivado?
  • ¿Qué te apasiona realmente?

Eso que depende de ti y que se da sin causa ni efecto en nada ni nadie.

Motivar a tu cerebro en Full HD

Para que la motivación intrínseca fluya naturalmente y sin esfuerzo uno tiene que haber mirado el cine perpetuo que ha dejado en el sótano con la tecla “replay” en modo “on.

El rebobinado de fotogramas reinterpretan las escenas objetivándolas y convierten el viejo Cine Exin en uno de pantalla gigante Full HD Dolby Stereo.

Aprende a motivar a tu cerebro con un caso real

A consulta vino una persona que en su primera sesión planteó encontrar el propósito de su vida. ¿Hay motivación más grande que ésta?

Se vivía lejos de encontrarlo. Su trayectoria laboral y personal estaba enfocada en crear proyectos de ayuda para personas y sociedades. Sin embargo, hagas lo que hagas, estar en el propósito de tu vida se siente o no se siente.

Recientemente y tras disolver viejos conflictos con la expresión de su comunicación, ha descubierto el hilo que le lleva a su propósito.

Para su sorpresa, ese propósito no estaba tan lejos de lo que ya venía haciendo cotidianamente. Sin embargo, es ahora cuando ha comenzado a experimentarlo.

Un elemento clave ha sido encontrar qué le motiva de verdad. Su motor es sentirse realizada, aprovechando el día, con algo que aprender y compartir.

Experimentó su vida actuando desde estos motivos. Ahora tan solo ha de entrenar este foco de atención en lo cotidiano.

Todo lo demás va llegando por si solo sin tener que cambiar su vida. En realidad, su propósito ya estaba ahí y hasta ahora no se había dado cuenta.

Logra motivar a tu cerebro con un cine sin fin

Cada uno ve la película que lleva dentro. Somos un reflejo de replays y proyecciones constantes. Enredados en la cinta de las situaciones y relaciones que vivimos.

  • ¿Quieres más claridad para dejar de repetir la película de siempre?
  • ¿Estás ya lo suficientemente cansada, cansado de todo esto o tal vez tu aguante da para más?
  • ¿Dispuesta, dispuesto a objetivar y reinterpretar los fotogramas de tu vida?

Que el Otoño nos sirva para revisar el sótano y tirar todo aquello que ya no sirve.

Convertir el Cine Exin sin fin en uno Full HD Dolby Stereo lleno de posibilidades depende de cada uno.

En mi gran pantalla me viene ahora el fotograma de la cara de plena satisfacción que puso esta persona al encontrar su motivación real que la lleva a conectar con su propósito de vida.

Motivar a tu cerebro cuando todo marcha

Cuando nos sucede algo maravilloso en la vida parece que todo está resuelto. Un ascenso en el trabajo, o por fin encontrar uno, un enamoramiento…

Nos sentimos con una gran motivo para levantarnos cada día. Esta motivación no deja de ser exterior.

Puede que el nuevo puesto nos traiga más dolores de cabeza y el mismo agujero en el bolsillo o que ese enamoramiento no sea para tanto y acabe decepcionando … ¿Entonces qué? ¿Qué pasa con la motivación?

La vida tiene de todo. Situaciones agradables y desagradables. Ten por seguro que a) no depende de la suerte y b) tampoco de las desgracias.

Más bien depende de lo que nos toca aprender y nos negamos a reconocer porque muchas veces implica el desafío del desaprendizaje

¿Qué quieres seguir manteniendo tus razones o comenzar a ser feliz?

Motivar a tu cerebro evitando el formato distorsionado

Cuando algo se tuerce en en la película de la vida nos ponemos a encontrar el sentido moviendo la cinta de atrás para adelante y de adelante para atrás.

En el hoy siguen presentes los fotogramas del ayer que determinan el mañana.

Con la revisualización de imágenes podemos alterar patrones enquistados hasta su disolución. Nuevas conexiones sinápticas que cambian nuestro modo de ver el mundo y la forma en que nos comportamos en él.

Así es cómo se soluciona la distorsión de los formatos. Es la manera de encontrar más libertad con independencia de lo que sucede fuera, marche o no marche el rodaje.

3 pasos previos y necesarios para motivar tu cerebro

  1. Soltar lo que no vale del sótano y dejarlo ir.
  2. Decir Adiós. Un Adiós definitivo.
  3. Abrir una vida renovada.

Soltar y dejar ir:

  • Las situaciones y relaciones desgastadas y caducadas.
  • La tiranía de la mente que fuerza las bridas dañando el corazón salvaje del caballo.
  • Los sentimientos convertidos en creencias como gafas de culo de botella cuando no se tienen dioptrías.

Un poquito de higiene mental. ¡Que ya huele!

Una vez que hemos seguido los pasos 1, 2 y 3 podemos continuar cuidando nuestra higiene.

En este caso no estamos hablando de la ducha diaria ni de cepillarnos los dientes después de las comidas, que también, sino de la higiene de nuestros pensamientos y del lenguaje.