La pregunta de Campus Promete es: ¿Qué es lo que te gusta?
16292
post-template-default,single,single-post,postid-16292,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1200,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-13.5.1537788939,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
Campus promete

Campus Promete

La pregunta de Campus Promete es: ¿Qué es lo que te gusta?

Es el punto de partida de Campus Promete. Imagina qué quieres hacer, para qué y quién eres al hacerlo. Es la imaginación la que precede a la acción.

Dar forma a esta posibilidad, expresarla, crearla, desarrollarla, producirla y presentarla es Campus Promete. Una iniciativa educativa y social innovadora que ayuda a hacer realidad los sueños con un equipo técnico y humano en tan sólo cinco días.

En el siglo XXI el cambio está en ser lo que somos y hacer lo que nos vibra con gusto. Cambiar esfuerzo de logro idealizado por el fluir en lo que uno es de verdad y apasiona.

El sistema educativo necesita renovarse.

  • ¿Qué sentido tiene memorizar conceptos que no invitan a indagar sobre nosotros y el mundo?
  • ¿Te imaginas una escuela en la que aprender a base de creación, desarrollo y producción de proyectos personales publicables en colaboración con otros para hacer de este mundo un lugar mejor en el que vivir?

Preguntas y más preguntas son las que se plantean a chicos y chicas entre 8 y 18 años en Campus Promete.

Nunca es tarde para hacernos preguntas y, al mismo tiempo, cuanto antes nos las hagamos, mucho mejor. En las preguntas reside el secreto para ser feliz porque, gracias a ellas, te descubres a ti mismo.

Una educación estimulante

Campus Promete tiene como modelo la integración de los distintos aspectos del ser: Ser creativo, ser interior, ser social y ser emprendedor. Una educación que desarrolla a la persona con acompañamiento, observación, escucha activa y diálogo mayéutico.

-¿Qué es mayéutico? -Te preguntarás-.

Etimológicamente del griego, maietikos, puede traducirse como ayudante en parto.

-¿Y qué parto? -Te seguirás preguntando-.

El parto a ser uno mismo. El diálogo mayéutico es el método de realizar preguntas a una persona hasta que ésta descubre conceptos que están latentes en su mente.

Esta técnica ayuda a descubrir lo más genuino a partir de la elaboración de preguntas y respuestas y, más preguntas, y, más respuestas.

El profesor y el coach del alumno se convierten en parteros para alumbrar las posibilidades, opciones e ideas de un alumno en reflexión.

Los acompañantes ayudan al alumno a encontrar sus propias respuestas. Y, luego, como ya has podido imaginar,  siguen haciendo más preguntas.

Gimnasio de Desarrollo Personal

Es una agencia encargada de que los sueños se sientan y se conviertan en realidad por la toma de consciencia.

Un equipo de coaches, en cada área de Campus Promete, acompañan al alumno a identificar, definir, planificar, realizar y presentar su proyecto personal. Y, al mismo tiempo, le ayudan a identificar, reconocer y manejar sus emociones, aprendizajes y descubrimientos de esta experiencia transformadora.

¿Cómo? Así es, a base de preguntas.

Para tomar contacto con este entrenamiento, te invito a plantearte:

Cuando haces lo que te gusta

  • ¿Cuáles son tus sensaciones?
  • ¿Qué emociones, sentimientos y pensamientos?
  • ¿Con qué cualidades conectas?

¿Quién nos enseña a ponernos en contacto con nuestras emociones?

No estamos acostumbrados a entrar en las emociones y sin emoción, no hay curiosidad, no hay atención, no hay aprendizaje y no hay memoria.

Toda emoción es natural. Aprender a identificar, manejar y ser conscientes de cómo cambian es clave para el desarrollo personal.

Podemos creer que lo que más cuesta es expresar lo que desagrada, sin embargo, también cuesta, y mucho, conectar y expresar lo que tanto agrada, sentirlo, incorporarlo, visualizarlo, anclarlo y comunicar desde ahí.

  • ¿Qué sientes cuando estás haciendo algo que te gusta?
  • ¿Cómo es sentirlo en tu cuerpo?
  • ¿Te visualizas a ti mismo comunicándote en un gran escenario al público?
  • ¿Quién eres cuando conectas con eso?

El trabajo con las emociones en el Gimnasio de Desarrollo Personal serviría para una segunda película de Pixar después de Inside-Out.

El descubrimiento de Max

Diez minutos de reflexión fueron suficientes para que Max se diera cuenta de cómo oscilaban sus emociones a lo largo de los dos primeros días. Unas eran más agradables, otras menos.

Le acompañé a indagar en sus olas emocionales. Y, en un instante, apareció el insight del que se habla en Midfulness.

Max dibujó un punto cumbre en su mapa y expresó que representaba el momento que estaba viviendo en ese instante, el mejor de todos los momentos, la mejor de todas las emociones:

-Me doy cuenta de lo que he sentido. -Dijo, con natural espontaneidad-. En ese momento, fui testigo de una conciencia que despierta. ¡Qué maravilla!

Química emocional

En el grupo del área de Vida y Naturaleza surgió una conversación acerca de la vergüenza.

La vergüenza es una emoción social natural que sentimos por el mero hecho de ser humanos. Está relacionada con el miedo a hacer el ridículo, a no gustar a los demás, a lo que puedan pensar de uno mismo. ¿Quién no ha sentido ésto alguna vez?

-¿Cómo ayudarles a manejar la vergüenza? -Pensé-.

Bien, la directora del área y yo nos pusimos manos a la obra y montamos un experimento científico en el laboratorio. Una sustancia química convertía el agua en un líquido marrón, representando a la vergüenza.

Luego, otra sustancia la disolvía en un brillante color amarillo, verde, rojo, azul, simbolizando, a través del color, las cualidades más genuinas y particulares de cada uno;tranquilidad, perseverancia, alegría, pasión, entusiasmo, colaboración, etc.

Mi experiencia como coach

Plantear dinámicas de desarrollo personal a chicos y chicas entre 8 y 18 años ha sido un reto.

– A ver chic@s!, prestad atención. -Me oía decir-.

Como dice el neurocientífico Francisco Mora no podemos pedir atención sino evocarla desde dentro del alumno despertando su curiosidad.

Dinámicas que invitan a la indagación de las emociones que surgen en el grupo a lo largo de los días, despertar el interés y colocar una semilla para que brote.

Como coach, he acompañado a estos chic@s a un viaje emocional de cinco días con cuatro elementos clave:

  • respiración consciente,
  • focalización de la sensación-emoción sentida en el cuerpo,
  • visualización con anclajes que hacen memoria de lo que sentimos y somos cuando conectamos con lo que nos apasiona
  • la puesta en común de los descubrimientos.

Me llevo muchos regalos de las personas con las que he compartido la experiencia Campus Promete.

La entrega desinteresada con el corazón abierto, la generosidad, la paciencia, la atención, la alegría, el entusiasmo, la pasión, el descubrimiento, la diversión y mucha gente maravillosa que ya forman parte de mi vida.

También he conectado con mi niña, una niña creativa e intuitiva que se hace adulta integrando a la científica con la artista.

¡Gracias, Campus Promete!

De un modo u otro, más pronto o más tarde, todos nos planteamos

  • ¿Qué sentido tiene nuestra vida?
  • ¿Qué queremos hacer con ella?
  • ¿Cuál es nuestro proyecto personal?

Mejor plantearnos estas cuestiones a una edad temprana.

Sin embargo, no importa la edad que tengas, libera tus condicionantes y descubre el tesoro que escondes en tu interior.

No pares de soñar y mientras, hazte preguntas que generen respuestas y, luego, hazte de nuevo más preguntas. Así, una y otra vez.

Más información en: www.campuspromete.es