Neurociencia Archives - Marta Pato
499
archive,category,category-neurociencia,category-499,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1200,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-13.5.1537788939,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

El anglicismo storytelling se refiere a la narración de historias.
El cerebro humano necesita de storytelling porque:

1. No soporta el caos y de este modo formatea una realidad dentro de si para dar sentido al complejo y muchas veces contradictorio mundo.

2. Le sirve para aprender y enseñar facilitando la comprensión, memoria y reflexión al conectar con cuantas más áreas del cerebro mejor.

3. Es un medio para comunicar y compartir captando la atención, la atracción y la vinculación de unos con otros.

4. Permite vivir muchas vidas distintas en una sola al emocionarnos, identificarnos y vincularnos con personajes que viven vidas parecidas que resuelven de otro modo, o vidas muy distintas que nos plantean otras realidades.

 

¿Qué es lo que aporta la felicidad?

Según Carl Gustav Jung las 5 causas de la felicidad son:
  1.  Una buena salud física y mental.
  2. Buenas relaciones personales y de intimidad, tales como las de la pareja, la familia y las amistades.
  3. La facultad para percibir la belleza en el arte y en la Naturaleza.
  4. Razonables estándares de vida y trabajo satisfactorio.
  5. Una visión filosófica que permita lidiar de manera satisfactoria con las vicisitudes de la vida.
Dudar de todo o creérselo todo son dos soluciones igualmente cómodas que nos eximen de reflexionar. Henri Poincaré.

¿Quiénes son los que vienen después de los millennials?

Después de los millennials y con la Neurociencia avanzando a pasos agigantados nos acercamos a la inmortalidad. Imagina que llegas a 150 años. ¿Te ves trabajando sin parar hasta el final? Por lo que pueda pasar, más vale que sea en algo que te apasione ;)

Si 150 te ponen los pelos de punta, imagina que te queda 1 año.

A pesar de que no eres el dueño del tiempo porque no puedes modificar su curso, una cosa está clara, tengas el que tengas ¡Disfrútalo! No hay nada más triste que una vida desperdiciada.

El tiempo no se tiene, se hace

¿Todavía estás pensando en hacer la lista de propósitos?

¿Qué neuronas pones a trabajar para definir los propósitos de año nuevo? ¿Sabías que hay 40 mil neuronas en el corazón? ¿y unos 500 millones en el sistema digestivo? El corazón y las tripas tienen cerebro.¿Usas las neuronas de la cabeza en exclusiva? Tal vez ese sea el problema de no cumplir los objetivos que te propones.

¿Cuántos años llevas planteándote los mismos propósitos sin resultado?

La fuerza del arranque mental se dispersa en un latido mientras maltratas a las bacterias que habitan en el intestino. Antes de marcarte los propósitos del año nuevo conecta con las tripas, abre el corazón y deja a la mente en paz. ¡Sí, en paz! La mente tiene la cualidad de enfocarse cuando te ocupas del sistema nervioso cardiovascular y digestivo.

Si no te sale de las tripas, si tu corazón no vibra, no lo hagas, suelta ese propósito.

¿Mente de mono o mente en blanco?

Si alguna vez practicaste mindfulness habrás notado que la mente es un mono que salta de rama en rama. Las ramas son los pensamientos de un bosque repleto de distracciones. Que si el ruido de fuera, que si hace frío o calor, que si lo que pasó antes, que si lo que hay que hacer luego, que si duele aquí o allí, que si olvidaste tal cosa, que si tienes que preparar tal otra, que si lo que deberías sentir es, que si no lo estás haciendo bien porque..., que si ésto..., que si aquello...

¿Es posible poner más ramas al árbol a la mente de mono?

¡Por supuesto! Añádele 'San Google' cuando en medio de una conversación sientes la necesidad de saber un dato o un concepto, no te olvides de subir la foto del momentazo que estás viviendo a Instagram, ponte a la última en Twitter con el trending topic del día, no te pierdas el evento que tus contactos proponen en Facebook y chatea con cientos y cientos de candidatos en Tinder...

Si de por sí vamos cargaditos, ¿por qué no echarle más de leña al mono?