Psicología Archives - Marta Pato
500
archive,category,category-psicologia,category-500,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1200,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-13.5.1537788939,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Cuando se bloquea la concha, la mejor forma de conocer el contenido es penetrar de un golpe en su interior.

Dicho Tibetano

 
El exceso de autocrítica, el reproche y la culpa exterminan la poca humanidad que nos queda. Olvidamos que somos meramente humanos y necesitamos recordar las cualidades inherentes que nos constituyen. La exigencia impide que seamos merecedores, confiar y estar en paz con la vida.

Para entender la sinceridad y al sincericida conviene recurrir al sufijo latino “cida” que significa “aquello que mata” y por extensión lo que destruye o extermina.
El suicida es quien se mata a sí mismo, el homicida es aquel que mata a alguien y el sincericida es el que, literalmente, mata a la sinceridad. A través de este neologismo, la sinceridad no es la que muere, sino la que mata.

¿Qué hay de bueno en la sinceridad?

¿Te cuesta tomar decisiones?

El verano es tiempo de tomar decisiones mientras las neuronas se ponen a tomar el sol. Las células exultantes de creatividad están dispuestas a movilizar pasos hacia el otoño-invierno. Los nuevos propósitos que no has cumplido durante el año toman más fuerza.

La comunicación es la acción de poner algo en común y muchas veces requiere de una preparación porque eres reactivo emocionalmente.
  • ¿Tienes que hablar de algo con alguien y no sabes ni por dónde empezar?
  • ¿Quieres que te reconozcan en el trabajo?
  • ¿Que tu pareja comprenda ese asunto en particular?

Si eres reactivo emocionalmente prepara un espacio en tu mente y logra una comunicación fluida y sin interferencias.

Ser padres es una heroicidad del siglo XXI. Mario ha pasado los 40 y está de vuelta del modelo de éxito que le vendieron.

¡Pide y se te dará! ¡Si quieres, puedes! ¡Cree y te llegará!

Hace semanas terminó un curso de Psicología Positiva, con un kit de ideas mágicas en el bolsillo ahora no sabe qué siente, qué quiere y qué dirección tomar. El subidón del pedir, querer y creer le duró poco. En cuanto puso un pie en la realidad volvió a enfrentarse al reto del ¡Levántate y lucha por lo que mereces!